Una exposición de los ricos fondos pictóricos, fotográficos y documentales de la Diputación Provincial de Málaga abre los actos conmemorativos del 175 aniversario de la institución

Elías Bendodo reivindica el papel del organismo como “garante de la cohesión territorial y la igualdad de todos los malagueños” y recuerda que “ha trabajado siempre por reducir desequilibrios y generar riqueza en todas las comarcas”

El presidente de la Diputación Provincial, Elías Bendodo, ha presentado esta mañana la exposición de fondos pictóricos, fotográficos y documentales de la institución que abre

los actos conmemorativos del 175 aniversario. Cuadros de José Moreno Carbonero o Antonio Muñoz Degrain, imágenes que recorren la transformación de la provincia a lo largo del siglo XX y registros como el primer libro de actas que se conserva se podrán contemplar en la planta baja de la sede del organismo, en la calle Pacífico 54.

En opinión de Bendodo, esta celebración es “una ocasión propicia para reivindicar el papel de la Diputación Provincial como garante de la cohesión territorial y la igualdad de todos los malagueños, con independencia del territorio en el que vivan y trabajen”. El presidente ha asegurado que el objetivo primordial del aniversario es reafirmar el compromiso de la institución con la provincia y resaltar el importante papel que juegan los 101 ayuntamientos, “que comparten con nosotros la ilusión del trabajo por Málaga y su progreso”.

El 175 aniversario de la Diputación, concebido como un repaso al pasado, un análisis del presente y un debate sobre el futuro de la institución, es una buena ocasión de disfrutar de su extraordinario patrimonio artístico. Por primera vez se exponen cuadros de los siglos XIX, XX y XXI en una misma muestra que pone de manifiesto el compromiso con la labor de mecenazgo con la cultura en general y las artes plásticas en particular.


Obras de gran valor artístico e histórico

La exposición está compuesta por una selección de obras escogidas pertenecientes a las políticas de pensionado que la Diputación puso en marcha en el siglo XIX, así como a donaciones y adquisiciones realizadas a partir de la segunda mitad del siglo XX. Estas políticas de pensionado eran becas con las que la Diputación pagaba estancias de dos años en París o Roma a alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Málaga. Los pensionados debían demostrar sus progresos en obras que enviaban a la institución para que formaran parte de sus fondos pictóricos.

Obras como ‘La escudilla de Diógenes’ de José Moreno Carbonero, ‘Vista de un cortijo’ de Antonio Reina Manescau o ‘Fiesta en el jardín’ de Antonio Muñoz Degrain son algunas de las más destacadas de la muestra. Además, hay un repaso exhaustivo a las vanguardias de la segunda mitad de siglo XX, sobre todo en lo relativo de la Generación del 50, con obras de las primeras épocas de artistas como Francisco Peinado, Enrique Brinkmann, Gabriel Alberca, Evaristo Guerra, Pepe Bornoy, Dámaso Ruano o Francisco Hernández.

La exposición pictórica continúa con la renuncia a las vanguardias y la vuelta a la figuración que imperó en los años 80, con autores como Carlos Durán o Diego Santos, y culmina con recientes adquisiciones de la Diputación en la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO) firmadas por José Carlos Casado o Carlos Aires. Esta última parte mezcla arte pictórico con fotográfico.

En lo que respecta al archivo de imágenes expuesto, la Diputación hace un recorrido por el pasado y presente de la provincia gracias a fondos propios y también de la Universidad de Málaga, que permiten realizar un seguimiento del progreso de la provincia a lo largo de los últimos cien años. En este apartado tiene especial protagonismo el cambio urbanístico de Málaga capital, con numerosas fotos en las que sólo la Catedral permanece como elemento identificable de la ciudad.

Por último, los visitantes de la exposición podrán disfrutar de un interesante repaso a los documentos relacionados con la historia de la Diputación, entre los que destacan la primera referencia escrita al germen de los que sería la institución (1823) o el discurso del primer presidente, Ignacio López Pinto, que data del año 1836 y que está publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de la época.

A pesar de que el incendio que sufrió en 1922 la antigua sede de la Diputación (palacio de la Aduana) acabó con gran parte de los archivos de la institución, es posible contemplar en la muestra el primer libro de actas que se conserva, que data de 1876, o el libro de caudales del hospital Civil del año 1853, así como una vieja carta itineraria de la provincia, del año 1880, en la que figuran todas las infraestructuras viarias de la época.

Bendodo ha asegurado que la Diputación destina “todos los medios que tiene a su disposición” a procurar la generación de riqueza y ha apelado a la unidad de todos los malagueños para superar las adversidades económicas actuales. “La Diputación es consciente de su papel central en este reto común de fomentar el progreso y crear empleo en todos los municipios de la provincia”, ha concluido, antes de iniciar una visita institucional por la exposición, que estará abierta al público de forma gratuita durante un mes.



- Fecha: 24/10/2011

Imágenes

      
© 2016 iAntequera.es. Todos los derechos reservados. Diseñado por iCIudad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies